¿Qué Es El Dinero Inorgánico En Economía?

¿Qué Es El Dinero Inorgánico En Economía?

Some of these links may be affiliate links and we may receive compensation when you sign-up for offers. See our disclosure policy. All information on this site is for educational and informational purposes only.
QUIERES GANAR DINERO EXTRA?

Muchas veces nos preguntamos ¿cómo se calcula valor real de una moneda?

O ¿Cómo comparamos su valor en relación con otras monedas o mercancías?

También hemos pensado alguna vez: ¿Si cada país tiene, por lo general su propia moneda, por qué no hacen uso de la impresora de billetes para darle a todos sus ciudadanos y acabar con la pobreza?

Si fuese un asunto tan fácil seguro que no existieran problemas en el mundo.

Después de leer este artículo comprenderás mejor porqué es un poco complejo definir el valor del dinero y saber cómo se derivó ese poder que tiene la moneda de ser cambiada por mercancías o por otras monedas en el mundo.

Breve historia del dinero

Cuando analizamos el concepto de dinero siempre llegamos a la pregunta de ¿Cómo se originó el dinero?

Realmente al principio de la historia de la economía no existía el dinero.

Y es que el dinero no tiene valor en sí mismo sino. Funciona como una convención social, donde todos nos hemos puesto de acuerdo a darle valor mediante un conjunto de mecanismos y acuerdos comerciales.

El dinero no se creó de la noche a la mañana. Más bien, es el resultado del perfeccionamiento de las relaciones sociales de producción a lo largo de la historia económica.

Todos hemos escuchado que antiguamente, antes de la existencia del papel moneda y las tarjetas de crédito, el comercio se realizaba mediante el trueque o intercambio de mercancías.

Las mercancías son el resultado del trabajo organizado del hombre, utilizando el recurso y las materias primas de la naturaleza, conforman el origen del Valor per se en economía.

El oro no tiene ningún valor comercial cuando está dentro de la tierra. Primero es necesario el trabajo del hombre para extraer cualquier materia prima y convertirla en mercancía.

Así fue como se originó el valor: a través del trabajo

Las comunidades primitivas comenzaron a producir excedentes del trabajo comunitario, los cuales intercambiaban por otros productos, dando origen al comercio y la división social del trabajo.

A medida que fue creciendo el intercambio comercial, se fue perfeccionando la forma de establecer mecanismos para determinar el valor de una mercancía.

Al principio se utilizaron productos de gran utilidad como granos, vino o sal, de la cual proviene el término “salario”.

Llegó un punto en el cual se hizo un poco difícil el intercambio de mercancías ya que el valor se medía siempre en relación a otra mercancía y tenían que coincidir, tanto el comprador como el vendedor, ambos en necesitar la mercancía del otro. Esto provocó el surgimiento del uso de metales preciosos como una mercancía que se podía cambiar por cualquier otra, muy fácil de transportar y dividir en porciones pequeñas para satisfacer las necesidades de la economía.

Desde la época más antigua en el inicio del neolítico y la edad de los metales, el oro y la plata han sido apreciados como formas de dinero. Luego surgieron las monedas emitidas por los centros de poder político de los estados gobernantes. Muchos autores aseguran que fue el rey Giges de Lidia, en lo que actualmente es Turquía, quien acuñó la primera moneda, en el siglo VI antes de Cristo.

De igual forma los griegos crearon el Dracma.

Posteriormente el Imperio Romano acuñó una moneda, cuyo nombre dio origen a la palabra “dinero”: el Denarius, que era equivalente a diez ases.

Durante la Edad Media en Europa, los reyes acuñaron monedas en metales preciosos. Su peso en metal era la garantía del valor; ya que no existían los bancos centrales, para convertir una moneda, de un país a otro, usualmente se fundía el metal para hacer una nueva.

Seguidamente, vino la Revolución Industrial e Inglaterra se hizo la cuna del liberalismo económico.

La Libra esterlina se convirtió en la moneda más importante de Europa, siendo considerada una referencia internacional para el comercio hasta 1914, fecha cuando inicia la Primera Guerra Mundial.

Durante esa segunda mitad del siglo XIX, el patrón oro fue por excelencia la referencia internacional para definir el valor de una moneda. Esta cualidad tenía variaciones en épocas de Guerra, porque era el momento en cual, los estados se vieron obligados a emitir dinero sin el respaldo directo del oro, para financiar los costos de las operaciones bélicas.

Al terminar la Segunda Guerra en 1945, comenzó a implementarse el conocido sistema de Bretton Woods, estableciendo un nuevo patrón oro. Estados Unidos tomaba la delantera por ser el país que sale más airoso de la Guerra.

El dólar era la moneda de reserva en el mundo y era la única moneda que podía ser intercambiada por oro, a razón de $35 dólares por onza. Bajo un sistema de paridades fijas, se estableció la organización de lo que se conoció posteriormente como el Fondo Monetario Internacional.

Tras la implementación de los acuerdos de Bretton Woods, Estados Unidos que tenía la reserva de oro más grande del planeta, comenzó a imprimir dólares, lo cual le permitió comprar productos extranjeros con gran facilidad. Hasta el punto que los países que recibieron estos dólares como pago, un día decidieron cambiarlos a la Reserva del Tesoro de Estados Unidos por su equivalente en oro físico.

Esto provocó que la Reserva Federal perdiera grandes cantidades de oro hasta que llegó el final de Bretton Woods en 1971.

Se dice 11 mil millones de dólares en oro, fueron entregados durante el tiempo que duró el acuerdo.

¿Cómo determinar el valor de una moneda?

Después de la caída de los acuerdos de Bretton Woods, el patrón oro sigue siendo uno de los respaldos de las monedas, pero pasó a un segundo plano.

Actualmente son muchas las variables en materia económica, financiera, gubernamental, geopolítica o de intercambio internacional, puede influenciar el valor de una moneda.

A partir de 1971 el dólar se convirtió prácticamente en una moneda fiduciaria, cuyo valor era calculado según la cantidad de billetes emitidos en circulación, determinado por la Reserva Federal.

Fiduciaria quiere decir que su respaldo se basa en la confianza que existe sobre el ente emisor, como garantía de pago y convertibilidad por cualquier otra divisa.

Estados Unidos dispuso en base a cálculos de relaciones económicas, la emisión de dólares como moneda internacional de reserva en las economías de otros países.

¿La moneda fiduciaria tiene algún valor?

Según el tipo de paradigma económico utilizado como enfoque, podemos decir que sí tiene algún valor.

Hay dos tipos de paradigmas económicos para definir el valor de un activo: el activo real y el activo – instrumento financiero.

  • El activo real es aquel que tiene el origen del valor en una propiedad física. Pueden ser commodities como las tierras, bienes raíces, materias primas, petróleo, carbón, metales preciosos como el oro y la plata.
  • El activo – instrumento financiero, deriva su valor de propiedades contractuales, quiere decir que el peso de valor cae en la responsabilidad de un tercero, que se compromete a pagar. Como instrumento financiero es un activo parecido a los bonos de deuda, hipotecas o activos en la bolsa de valores.

El rol del Banco Central

El Banco Central de cada país fija el valor de su moneda.

Es el órgano que controla la política monetaria, en Estados Unidos funciona bajo la figura de la Reserva Federal. Juega un papel importante en la regulación sobre: cuánto dinero se imprime y cuánto deben tener las reservas en activos físicos como oro, plata, diamantes o en divisas de otros países.

El nivel de las reservas definen la capacidad que tiene el país de hacer compras en el extranjero y también dan respaldo a la moneda local.

Los Estados obtienen divisas cuando:

  • Tienen altas exportaciones
  • Reciben a un número de turistas
  • Reciben mecanismos de financiamiento o préstamos internacionales
  • Los residentes reciben remesas de familiares en el extranjero

En base a esa reserva de oro, activos o divisas internacionales, el Banco Central tiene la autoridad de imprimir los billetes que circulan en un país.

Cuando el gasto público excede la capacidad de pago que tiene el Estado, el Banco Central tiende a emitir dinero de circulación sin ningún tipo de respaldo. Este dinero también es llamado dinero inorgánico o dinero fiduciario.

Digamos que la confianza en la entidad que respalda una moneda, en términos de largo plazo, va a permitir que los inversionistas quieran comprarla, bien sea para invertir en el país emisor o con el fin de comprar mercancías allí fabricadas.

Así mismo, una moneda se mide en relación a otra, en el marco del intercambio y el comercio internacional. Este factor es determinado por la ley de oferta y demanda.

Si un país exporta gran cantidad de productos, seguro su moneda cotiza un buen precio en el mercado, porque tiene inversionistas que desean comprar su producción.

Dinero inorgánico

Es el dinero que imprimen las autoridades de un país y se inyecta en la economía sin un adecuado respaldo, que avale en reservas del Banco Central, es llamado inorgánico porque no representa un valor creíble, por lo tanto, es una ilusión de riqueza que realmente no existe.

La emisión de dinero inorgánico es una política de Estado. Recurrir a la máquina de imprimir billetes en ocasiones, puede sacar a un gobierno de apuros, ayudándolo a cumplir con algunos compromisos internos.

Generalmente se aplica este tipo de acciones cuando los Estados presentan déficit fiscal, bien sea por un incremento del gasto público o una baja en las exportaciones o ingresos tributarios del país.

Déficit Fiscal

El déficit fiscal es cuando un Estado o Nación tiene más gastos y deudas, que ingresos y cuentas por cobrar. Este fenómeno se da por varias razones políticas y económicas.

El Estado es una ente enorme que cumple con una cantidad de servicios y estos representan una inversión en materia de dinero. Este dinero sale, por lo general de la recaudación de impuestos que hacen los gobiernos sobre las empresas y personas particulares.

Cuando las empresas producen satisfactoriamente y generan riquezas al exportar sus productos hacia otros países, esta ganancia se ve reflejada en los ingresos del Estado con entrada de divisas convertibles para el sector público y privado.

En este caso hablamos de un superávit fiscal o una superación de las metas de ingresos lo cual aumenta las reservas internacionales y a su vez fortalece la moneda.

A la inversa de esta situación, cuando un país tiene bajos niveles de producción, no puede satisfacer las necesidades internas, depende de las importaciones, no tiene capacidad de exportación y mantiene un elevado gasto del sector público, puede estar en riesgo de sufrir un déficit fiscal al no tener forma de cancelar las deudas.

Digamos que cada Estado mantiene un conjunto de deudas a las cuales se denomina Deuda Pública. Esta puede ser interna o externa.

La deuda interna es aquella que se contrae con proveedores nacionales, proyectos de infraestructura, pago de sueldos de trabajadores del sector público como maestros, bomberos, médicos o funcionarios del gobierno.

Esta deuda se puede cubrir con la emisión de dinero inorgánico en caso de déficit.

La deuda externa es aquella que representa los compromisos de pago con otros países por concepto de importaciones de bienes y servicios.

También es la deuda que se contrae en mecanismos de financiamiento internacional como el Fondo Monetario Internacional o el Banco Mundial; esta deuda no puede cubrirse con la emisión de dinero inorgánico, ya que debe cancelarse con divisas internacionales.

Los países deben hacer reajustes internos en sus políticas con el fin de reducir el gasto para poder cancelar la deuda externa.

El déficit fiscal es una amenaza para la economía pero cuando se ataca con la emisión de dinero inorgánico, puede caerse en un espiral inflacionario, ya que aumentar la masa monetaria no resuelve el problema real en la capacidad de compras.

Para salir de esta situación se deben generar nuevas riquezas por medio de la producción de bienes y servicios, para lo cual a veces es necesario un incentivo en la economía.

Usualmente se hacen rescates financieros para cubrir el déficit, pero si el Estado no hace inversiones inteligentes que reproduzcan la riqueza, el monto de la deuda solo puede generar más déficit y hacer que el país entre en default.

Consecuencias económicas

Ahora bien, es importante conocer los riesgos de imprimir o emitir dinero inorgánico en economía, ya que las consecuencia podrían ser nefastas.

Mantener esta política tiene un costo.

Porque suele suceder en casos de emisión de dinero inorgánico, que la masa monetaria aumenta sin que incrementen los bienes y riquezas también, lo cual provoca, que mayor cantidad de personas, obtengan dinero en sus manos para comprar bienes y servicios, generando mayor demanda y aumentando los precios el fenómeno de la inflación.

Es decir que a medida que se imprimen billetes a lo loco, la moneda hace cada vez más débil en relación con los bienes y servicios.

La historia reciente nos ha demostrado con hechos, que las mercancías aumentan de precio con la emisión de pagos por parte del Estado, cuando éste usa dinero inorgánico.

En Venezuela por dar un ejemplo, el gobierno creó una política de incrementos salariales y reconversión monetaria, con la cual buscaba reducir los efectos de la inflación.

Pero a medida que emite dinero a la calle en forma de pensiones y salarios, los precios de bienes y servicios aumentaron de manera devastadora.

Esta política significó galopar en aumentos casi mensuales de toda la escala de salarios de la administración pública y privada, mientras que a la par subía el índice de precios, considerando que Venezuela es un país con una enorme cantidad de gasto público, esto representó un aumento escalonado de la masa de dinero en las calles, que se contrastó con una escasez de productos ya sea importados de producción nacional.

La inflación en Venezuela marcó record histórico, apuntando un 130.060,2 % en 2018 según las cifras del Banco Central de Venezuela. No obstante, las cifras de la Asamblea Nacional venezolana, apuntan que la inflación real fue de 1.698.844,2 % para el mismo periodo.

En Venezuela la devaluación de la moneda se refleja a través del incremento de la tasa de cambio del dólar, en relación con el bolívar -moneda nacional-, obedeciendo a una cadena de dependencia de la divisa extranjera. Este incremento se generaba diaria o semanalmente.

Por otra parte el estado venezolano creó una dependencia de las exportaciones para satisfacer la demanda interna de productos básicos, lo cual creó una fuga enorme de divisas y déficits fiscal que se vio también reflejado en la situación de Hiperinflación.

Diez años antes en Zimbawe, el gobierno entró en una fuerte crisis. Para salir de esta, imprimió nuevos billetes con el fin de cubrir el gasto público.

De tal forma, lo único que provocó fue una inflación que noviembre de 2008 llegó al 89.700 millones %, los precios se duplicaron cada 24 horas.

Conclusión

El dinero aunque solamente es un papel o un número en una cuenta digital, tiene un sistema complejo y secular que ha definido su valor en la economía y el imaginario de las personas.

Son los productos, bienes y servicios que realmente tienen un valor intrínseco y cumplen una función en la satisfacción de la necesidades reales de la vida y la economía.

Por más fiduciario que puedan ser las monedas al perderse el llamado patrón del oro, no se puede imprimir dinero a lo loco en una nación, sin estudiar el efecto secundario que puede traer a largo y mediano plazo.

No importan los decretos y leyes de los Estados cuando la economía toma un curso determinado.

En Venezuela por ejemplo el gobierno intentó fijar el tasa de cambio del dólar a través de un mecanismo de control y restricciones al acceso de la divisa, que solo provocó la creación de un mercado negro de que terminó por regir todos los precios en la economía. Igual sucedió cuando se intentó controlar los precios de los productos de consumo, pues estos escasearon en el mercado regular y se vendieron en el mercado negro a precio del dólar paralelo.

El dinero inorgánico es una estrategia de gobierno que ha sido aplicada en la historia pero causando resultados negativos, distorsionando el verdadero valor de una moneda haciendo perder la confianza en las instituciones de un país.

Suscríbete aqui

Agrega un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *